PDA

View Full Version : Tú eres como una joya valiosa ...


Sofìa
11-19-2006, 07:04 PM
Amigos y Amigas del Foro:

Esta es una historia que he leìdo varias veces - desconozco su autor - y las veces que reflexiono sobre ella, reconozco su validez e importancia para superar mis comportamientos codependientes: "Reconocer que soy como una joya valiosa: Si me siento mal no es porque los demás no me valoren, sino porque yo misma no me valoro lo suficiente".

Afectuosa; Sofìa

__________________________________________________ _______________

El joven se acercó al maestro en búsqueda de un poco de sosiego:

- Maestro, -le dijo al viejo- me siento inseguro,
nada me resulta como yo quiero. Todos me dicen
que soy un tonto y que no sirvo para nada.
Sólo me critican, sin valorar lo que hago.
¿Me podrías ayudar?

- Ahora no me es posible muchacho -respondió
el anciano-. Tengo mis propios problemas. Más
bien ayúdame tú a mí a vender este anillo.

El muchacho recibió la sortija de mala gana
pensando que una vez más sus necesidades pasarían
a un segundo plano.

- Escucha, -dijo de nuevo el anciano- ve al
mercado y ofrécelo, pero de ninguna manera lo
vendas por menos de una moneda de oro.

El joven ofreció el anillo a muchas personas.

La mayoría lo desdeñaba con desprecio, unos
pocos se reían y escasamente alguno llegaba a
mostrar interés.

Alguien le propuso venderlo por dos monedas
de plata y un candelabro de bronce, lo cual
representaba menos de la mitad de lo que el
maestro quería.

El muchacho llegó a la conclusión que el
viejo estaba loco, y que esa gran suma que
pedía únicamente podría ser el resultado de
un alto valor emocional.

Dejando de lado esos razonamientos, el
joven persistió haciendo lo mejor para ayudar
al anciano, no obstante la tarea le parecía
cada vez más difícil.

Desanimado, decidió regresar y contarle al
viejo lo acontecido:

- Hice lo posible, pero aun los que parecían
ser los más expertos no ofrecían una cantidad
ni siquiera cercana a la que tú pides -contó
el joven-.

- Tal vez tienes razón. Quizás no conozco
su verdadero valor -replicó el maestro-. ¿Por
qué no lo llevas donde el joyero y se lo muestras?
No lo vendas por ninguna cantidad, sólo cuéntame
lo que opina.

Renegando por la terquedad del anciano, el
joven llevó la alaja al joyero.

Después de observarla detenidamente un rato,
éste le dijo:

- Ésta es una verdadera joya. Díle al maestro
que le doy 58 monedas de oro, en realidad puede
costar hasta setenta, pero, si tiene prisa, ésa
es mi oferta.

Cuando el muchacho, entusiasmado, le contó al
viejo, éste tranquilamente respondió:

- Tú eres como una joya valiosa: Si te sientes
mal no es porque los demás no te valoren, sino
porque tú mismo no te valoras lo suficiente.

Cree en tu valor y en el de lo
que haces. Quienes no se percatan de lo que vales
lo hacen por ignorancia.

Si actuas sólo por buscar la aprobación de los
demás te sentirás frustrado y vacío. Cree en ti y
así encontrarás tu propia joya.

Ana
11-23-2006, 07:54 AM
iiijole! que lindo... me hace pensar... que me cae como anillo al dedo proque hace dos dias presisamente estaba pensando que en lo que hago de trabajo, no me siento lo suficientemente segura para ofrecerlo en la ciudad nueva en la que vivo. Muchas personas familiares y amigos, de mi ciudad natal, me ha n dicho que me aviente a exponer mi trabajo, pero no me siento segura, no se si realmente vale, o que tanto vale... y presisamente le tengo miedo a eso que dice el cuento, si espero que me valoren o que valoren lo que soy solo voy a encontrar frustracion.
Y sucede que mi trabajo va d ela mano con lo que soy y lo que siento. Entonces me dava miedo sentirme desvaluada, o menos. no se...
Ahora estoy segura de que me gusta lo que hago, el bello mi trabajo, como yo tambien lo soy, y que si al intentarlo alguien me rechaza no sera porque deje de ser bella en mi interior o por que mi trabajo no lo merece, sera porque simplemente no es de su gusto.
a ver si cierto, ahora ya nomas me falta ofrecerlo. jiijii... continuara.

Sofìa
11-24-2006, 01:59 PM
Estimada Ana:

Yo pasè por eso. Asì me pasaba. Por años no realizè lo que querìa y me gustaba y estudiè para ello, por miedo a fracasar, a la crìtica. Estaba "entumida"... vivìa en un gallinero, siendo àguila no podìa volar, porque "mis falsas creencias" que era gallina, me impedìan hacerlo. Asumì riesgos profesionales... y siempre dejaba aparte lo que "me gustarìa ejercer"... hasta que se diò el momento, tuve que encontrar el grupo de CoDA con su Programa de 12 Pasos, a Madrinas, Padrinos, personas de "inmenso corazòn" de mis grupos presenciales y virtuales, que me han ayudado y alentado. Y a travèz de ellos, llegò la fe en el Dios de mi entendimiento. Solo asì, es que pude ir soltando las riendas y ver los pequeños, medianos y grandes milagros en mi vida.

En todo este trànsito de mi recuperaciòn, agradezco en especial, a mi mentor y amigo, quièn considero un gran regalo del amor de Dios para conmigo. El me ha apoyado con su paciencia, guiàndome con sabidurìa a encontrarme conmigo misma. El me ha animado a salir adelante, a creer en mì, a aprender a amar, a servir. Y este aprendizaje me ha llenado de satisfacciòn personal cada dìa. En los momentos màs oscuros, màs difìciles, èl me ha impulsado a tener fe y confianza en Dios. Me ha enseñado que nada es imposible para ÈL. Y que no hay que temer - a nada, ni a nadie - si Dios està conmigo. Y lo màs importante, he aprendido a tener una "mente receptiva".

Saludos cariñosos; Sofìa

Danayta
11-24-2006, 02:57 PM
Estimada Ana:

Yo pasè por eso. Asì me pasaba. Por años no realizè lo que querìa y me gustaba y estudiè para ello, por miedo a fracasar, a la crìtica. Estaba "entumida"... vivìa en un gallinero, siendo àguila no podìa volar, porque "mis falsas creencias" que era gallina, me impedìan hacerlo. Asumì riesgos profesionales... y siempre dejaba aparte lo que "me gustarìa ejercer"... hasta que se diò el momento, tuve que encontrar el grupo de CoDA con su Programa de 12 Pasos, a Madrinas, Padrinos, personas de "inmenso corazòn" de mis grupos presenciales y virtuales, que me han ayudado y alentado. Y a travèz de ellos, llegò la fe en el Dios de mi entendimiento. Solo asì, es que pude ir soltando las riendas y ver los pequeños, medianos y grandes milagros en mi vida.

En todo este trànsito de mi recuperaciòn, agradezco en especial, a mi mentor y amigo, quièn considero un gran regalo del amor de Dios para conmigo. El me ha apoyado con su paciencia, guiàndome con sabidurìa a encontrarme conmigo misma. El me ha animado a salir adelante, a creer en mì, a aprender a amar, a servir. Y este aprendizaje me ha llenado de satisfacciòn personal cada dìa. En los momentos màs oscuros, màs difìciles, èl me ha impulsado a tener fe y confianza en Dios. Me ha enseñado que nada es imposible para ÈL. Y que no hay que temer - a nada, ni a nadie - si Dios està conmigo. Y lo màs importante, he aprendido a tener una "mente receptiva".

Saludos cariñosos; Sofìa



Estimada Sofía:

Lo que dices en tu segundo párrafo me recuerda una historia –parece de ser de origen oriental– que dice, que cuando el alumno está listo –está preparado– , aparece el maestro. Muchos nos hemos preguntado siempre sobre el por qué ocurre esta coincidencia, de la oportuna aparición del maestro. Y quizás sea realmente es fácil explicar.

Cuando nosotros somos capaces de ir más allá de los valores impuestos por nuestro condicionamientos sociales en nuestra búsqueda espiritual, –es decir cuando somos unos transgresores– entonces sucede que cada vez hay menos cosas que se interpongan entre nosotros y nuestro espíritu. Ten en cuenta que el espíritu es el verdadero maestro en todas las materias, y es un maestro que sólo encontramos en la soledad y el recogimiento. El mundo externo sólo refleja, pálidamente, nuestro mundo interno, y por eso nuestro interés por obtener explicaciones más profundas actúa como un imán sobre aquellos que tienen las respuestas. Así de forma repentina surge un nuevo consejero, un instructor, un maestro, un amigo, un libro, un mentor. Pero, sin embargo, los grandes maestros -se llamen como se llamen- no proporcionan respuestas directas, lo que ellos hacen es impulsarnos hacia nuestras propias realizaciones, nos empujan para que seamos nosotros mismos los que encontremos las respuestas. Creo que eso es lo que te ha pasado a ti Sofía. Quizás conozcas esa frase, muy conocida, de un célebre “gurú” Swami Dijambarji, quien decía: “Te enseñaré a dar un paso y te daré una antorcha para que veas el próximo; el resto es TU camino”. Sí... Tú misma estás hallando las respuestas. Tú misma estás hallando el camino.
Creo que entiendes perfectamente lo que quiero decir.
Con afecto y cariño

S. Danayta

Ana
11-26-2006, 03:27 PM
Hola Sofía y Danayta:
Muchas gracias por compartir conmigo sus experiencias y crecimientos, yo hoy me siento mas valiente, mañana que es Lunes voy a empezar a dar esos primeros pasos. Empiezo ya a moverme y buscar opciones que vallan llenando los huecos de insatisfaccion profesional que he tenido en estos ultimos meses.

Se que mi poder superior es el que me va dando la pauta y el valor. Tambien se que nada de lo que suseda me va a hacer cambiar mi motivación. Así es que ya les contare.

gracias de nuevo
Ana